En Vivo
 
 

Legado

SIGNIS fue creado en noviembre de 2001 de la fusión de Unda (Asociación Católica Internacional para la Radio y Televisión) y OCIC (Organización Católica Internacional de Cine y Medios Audiovisuales), ambos fundados en 1928. Tenían objetivos similares: reunir a los católicos que ya trabajan como profesionales en los medios de comunicación (OCIC en el campo del cine y Unda en radio y televisión).

El interés de los católicos en estos nuevos medios de comunicación era comprensible. Vieron las oportunidades que ofrecen los medios de comunicación para presentar sus opiniones y comentarios sobre la vida y el mundo. Por lo que se involucraron naturalmente en la promoción de la educación y los valores.

 

Los católicos estaban involucrados en el nuevo arte del cine desde sus inicios (1895), al ver su influencia global en las familias y, sobre todo, en el público joven. OCIC desarrolló un enfoque positivo hacia este nuevo arte: ofrecer orientación para el público y para descubrir e impulsar producciones que promovieran los valores cristianos. Se llamó a la creación de organizaciones nacionales que se ocupan de temas como la infancia y el cine, y críticas de cine (una forma temprana de la educación en medios). Asimismo, expresó su intención de colaborar con la industria del cine. Una de sus preocupaciones era la promoción de "buenas" películas, tanto para la educación como el entretenimiento.

De la misma manera, los productores de radio católica se dieron cuenta a finales de la década de 1920 que la radio se había convertido, como el cine, un medio importante de difusión de las ideas, y por lo tanto podrían influir en las opiniones de millones y conectarlos a los valores cristianos. En su primer congreso internacional (1929) Unda llamó la atención sobre la importancia de la radio para la vida religiosa, cultural y social. En ese espíritu Unda invitó a los católicos a colaborar con las empresas de radio (privadas o públicas) en la creación de programas religiosos y fomentar los valores cristianos. En la década de 1930 emisoras católicas de todo el mundo tenían una visión optimista del desarrollo de la radio y, más tarde, del nuevo medio que era la televisión. Podía atravesar las fronteras y acercar a los pueblos y culturas. Podía ser un medio de intercambio de valores culturales, una forma de fomentar la comprensión mutua. La radio fue considerada como el medio por excelencia para la conciliación de los pueblos, fomentando el compañerismo entre las naciones y promover la paz. Al igual que la OCIC, Unda también desarrolló diferentes aspectos de la educación en medios.

 

Después de la Segunda Guerra Mundial y durante las décadas venideras estos principios encontraron una nueva expresión en el cine, radio y televisión. Desde la década de 1960, Unda y OCIC comenzaron a celebrar reuniones conjuntas, asambleas y trabajos incorporados en los pequeños y populares medios de comunicación que durante dicha época se desarrollaban. La década de 1980 vio la proliferación del uso de video, pronto seguido por la rápida evolución de la tecnología de la información y el crecimiento de los medios digitales e Internet.

 

Dado que muchos miembros de Unda y OCIC trabajaron en varios medios de comunicación, el impulso para lograr una Asociación Católica combinada con los medios audiovisuales creció cada vez más fuerte, llevando eventualmente a la fusión de Unda y OCIC como SIGNIS el 21 de noviembre 2001.

 

Para saber más sobre la historia de SIGNIS, se puede descargar estos 2 documentos. (OCIC / Unda: las primeras actividades internacionales y OCIC / Unda: Los inicios)